SABIDURIA AMERINDIA

La filosofía amerindia era fundida en un agradecimiento y un respeto inmensos por la vida. Se sentían como parte integrante de la Madre-Tierra, de la naturaleza. Para ellos, la creación era expresión de unidad entre la tierra, el agua, las piedras, las plantas, los árboles, los animales y los hombres. Eso explica su comportamiento lleno de respeto por la naturaleza. Rezaban por la paz, el bien de los pueblos, para que la naturaleza provea frutos, para que los hombres tuvieran buena salud, fueran felices y alegres en sus corazones. Rezaban también por los animales, las plantas, y la naturaleza entera, por todo lo que tiene vida.  En esos tiempos, vivían felices en su país, no tenían hambre, la Madre Tierra les daba todos los frutos que necesitaban. Hombres y animales vivían en paz, juntos. La caza servía para alimentarse, vestirse, todas las partes del animal sacrificado se utilizaban y todo se hacia con el mayor respeto. Hasta que llegó el hombre blanco. Todos conocemos lo que siguió. 

La naturaleza es mi religión, la tierra es mi templo. La filosofía amerindia me fascina y me inspira desde siempre. La gente que cree en un Dios (cualquier Dios, depende de la religión porque cada religión tiene un Dios diferente) siente una paz interior cuando entran en su edificio religioso. Yo siento esta paz cuando me encuentro en el bosque, en las montañas, en la playa, en el campo. Cuando escucho el silencio de la naturaleza interrumpidos por los susurros del viento, de las olas o de los animales. 

Cuando fui a Perú, en el valle sagrado antes de llegar al Machu Picchu, el guía nos explicó la importancia de la Pachamama (Tierra-Madre) y la relación de los Incas con la naturaleza.  En esa ocasión, me di cuenta de las similitudes entre los diferentes pueblos indígenas de todo el continente americano, desde el polo norte hasta Tierra de fuego, antes la invasión del hombre blanco europeo. 

 

“Sólo cuando el ultimo árbol haya muerto y el ultimo rio se haya envenenado y el ultimo pez haya sido capturado, entonces comprenderemos que el dinero no se come”Profecía de un Indio Cree

2 réponses

  1. Yo también me siento en paz cuando me encuentro en el bosque, en la montaña, en el campo pero es una visión utópica que querer vivir como en el tiempo de los indígenas. Actualmente tienen lugar los encuentros sobre el calimiento global COP 26 y la brecha aumenta entre los países ricos y pobres.

  2. Next time I read a blog, Hopefully it wont fail me as much as this one. After all, I know it was my choice to read through, but I genuinely thought you would have something useful to say. All I hear is a bunch of moaning about something that you can fix if you were not too busy seeking attention.

Les commentaires sont fermés.