Las pequeñas molestias

Tal como las cosas simples nos pueden hacer feliz, las pequeñas molestias nos pueden envenenar la vida. Pero ¿Por qué gastarnos la vida en cosas tan banales? 

En casa: ¡Grrr! Mi esposo nunca apaga las luces. ¡Grrr! Mi esposa siempre deja las puertas abiertas. ¡Grrr! Mi hijo deja tu taza de café media llena en todas partes. ¡Grrr! Mi hija deja sus calcetines en el piso. ¿Por qué nadie en esta casa sabe cómo poner la losa en el lavaplatos? ¿Porqué nadie en esta casa pone las cosas en su lugar?

En el coche: ¡Parece que este conductor encontró su permiso de conducir en una caja de “cracker Jack”! ¡Este idiota cambió de carril sin avisar! ¿Tal vez era opcional el intermitente en su coche? ¡Me cortó! ¡Me tocó la bocina!En el trabajo, en el restaurante, a fuera, con los otros…Siempre ocurrirán pequeñas molestias triviales que harán sonreír a algunos y que enojarán a otros. Un día, un amigo mío me contó esta historia: su esposa y él paseaban en un lugar estrecho y se encontraban con otra gente y cada uno guardaba su derecha como cuando andamos en coche. De repente, se encontraron con una mujer que caminaba por el otro lado. Se hicieron de lado un poco y él le dijo a la señora: “se supone que debemos guardar la derecha” y ella le respondió: “Get a life”. 😂😂😂  Seguro que mi amigo se dio cuenta entonces de que no era nada grave. Pero me hizo reír harto esta historia. La verdad es que me gustan las expresiones anglófonas: “Get a life” y también “Get over it”. Lo dicen todo. Hay cosas mucho más graves en la vida. ¿Por qué llenarse el alma de negatividad con esas cosas triviales? A veces son suficientemente numerosas para hacernos creer que hemos pasado un día malo. ¡Imagínate! Algún día que me estaba quejando de una pequeña tontería, hablando a mí misma pero bastante fuerte para que me escuchara el culpable (en este caso, mi esposo), él me dijo sin abrir la boca: “vieja pesada” y me puse a reír a carcajada, dándome cuenta de la banalidad de la situación. Y desde ese tiempo, cada vez que uno u el otro se queja de una pequeña molestia, el otro le dice: viejo pesado o vieja pesada. Podría ser la alternativa a esta deliciosa expresión: Get a life!

El colmo de la frustración: alguien dejó esta  mega nota a un idiota que se aparcó mal. Es en italiano, pero se entiende bien: si te aparcaras mejor, habría podido aparcarme yo también. Gracias 😂

Laisser un commentaire

Votre adresse courriel ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Praesent facilisis suscipit fringilla ut Praesent